Hemos sido testigos de cómo las empresas hacen esfuerzos por mejorar el clima o lograr ese “Next Step” de crecimiento y aunque su esfuerzo tenga estrategias y recursos, desconocen o dejan pasar “contravalores” que hacen imposible el cambio, haciéndoles repetir su misma historia. Se parece a un corredor que tiene bien equipo deportivo y desea lograr 10 kilómetros, con malos hábitos en su alimentación y entrenamiento.

Por hoy nuestra inquietud es que el corredor/empresa, haga un alto en su carrera y considere los siguientes hábitos que debe dejar de hacer:

1.Faltas a los valores institucionales- Los valores existen por un motivo son el “cómo hacer exitoso al negocio”, tolerar que se les falte es boicotear el futuro de la empresa, de una forma silenciosa y segura.

2.Construcción de “Multi-propósitos”: Es querer llenar un barril con hoyos, cuando los colaboradores trabajan sobre sus propósitos (negocios alternos) con los recursos de la empresa.

3.Perpetuar historias escondidas: Cuando optas por no solucionar o evadir conflictos, el temor por no abrir la “caja de pandora” y acostumbrarse a vivir en un clima tenso e infértil.

4.Desprestigio del la palabra: La promesa no cumplida, el “sí” que fue un “no” y viceversa, afirmaciones sin argumentos, declaraciones deshonestas son ejemplos de una empresa que vive desde la desconfianza.

5.Fueros Empresariales: Pensar que es un privilegio poder vivir por encima de las normas, límites y valores del negocio, se da cuando se olvida que el equipo está al servicio del sistema y el bien común.

6.Hacer la mediocridad satisfactoria: El famoso premio de consolación, enaltecer un juego de futbol sin goles, se han convertido en formas de perpetuar la ignorancia y la incompetencia, como dejar a una persona inadecuada en el puesto por muchos años.

7.Insensibilidad hacia el cliente: Cuando permitimos que la rutina y la operación nos desensibilicen de las necesidades del cliente pero sobre todo de las satisfacción por haberles servido bien.

8.Títulos Nobiliarios: Cuidado con las proclamaciones o autoproclamaciones,  la diferencia entre tener un cargo de alta responsabilidad o un título nobiliario es que el primero tiende aun mayor nivel de servicio y el segundo busca que se le sirva.

9.Auto-Competencias: Grupos, feudos, reinados, cofradías y demás hablan de cómo el equipo se compite y autodestruye por la supervivencia y más cuando el líder es “sponsor” de la práctica.

 

Hemos presentado 9 temas, es probable que algunos los conozcas y si es así el siguiente mejor paso es hacerse cargo de ellos.

Publicaciones Similares