POR RONY ZAGURSKY

Un proceso de clasificación tan fácil como hacer el ABC podría ayudar a tirar por la venta la mediocridad que hay en tu empresa, mejorar la productividad y transformar la cultura laboral en la deseada.

Hay muchos factores que influyen en el éxito a largo plazo de una empresa y lograr el éxito no es fácil. Como empresarios, no podemos controlar la economía, la competencia, los impuestos, las decisiones sobre salud pública o los acontecimientos nacionales. Sin embargo, sí hay algo sobre lo que podemos tener control: la calidad de los empleados dentro de una organización. Esto afecta directamente al rendimiento de la empresa. Voy a hablarte del proceso “ABC”, el cual, fue creado por Brad Smart de Topgrading, éste está diseñado para dar a tu empresa fundamentos de alto desempeño como tener colaboradores adecuados haciendo tareas correctas, en el lugar indicado y con alto rendimiento.

Evaluaciones 360
Durante las juntas de planificación estratégica de cada uno de mis clientes, realizamos un ejercicio en conjunto con el equipo de gerentes y directores, donde se les pide que clasifiquen a sus subordinados y compañeros según el tipo de empleado que perciben en los otros; la clasificación es de la siguiente manera: A, B o C. Esta información, se consolida sacando un resultado final de todas las evaluaciones, obteniendo una fotografía de todos los empleados de la organización respecto a su “posición” en esta clasificación.

¿Como se clasifican los empleados en A, B o C? Utilizando una gráfica, donde el eje “X” representa la productividad y el eje “Y” representa los valores. Los participantes evalúan de manera separada estos aspectos acerca de sus colaboradores, si cuentan con un sistema que les de la productividad esto hará el proceso más objetivo, de lo contrario es totalmente subjetivo, sin embargo, sigue siendo muy válido ya que “percepción es realidad”.

Después se procede a una discusión abierta de los resultados obtenidos, con el fin de unificar criterios y tal vez cambiar la puntuación de alguno de los colaboradores.

Este ejercicio no se trata de crear rumores, criticar por criticar o hacer chismes. Todo lo que se dice y pasa dentro de la sala de juntas en esta reunión se queda ahí. Lo importante es que todos los participantes respeten y lleven a cabo esto.

Define a tus jugadores
Si eres un CEO o un gerente con personas a tu cargo que tienen calificaciones como si estuvieran en la escuela de 5 ó 6 (Lo que en el sistema de Estados Unidos, sería una D o una F), el futuro de tu grupo u organización es bastante predecible y los resultados a esperar muy pobres. Tolerar a empleados de esta calidad no te va a permitir tener respuestas adecuadas, mucho menos, te va a dejar prosperar en el entorno empresarial actual. Si tienes un número considerable de empleados con “malas calificaciones”, vende la empresa y haz algo para salvarte a ti mismo.También como solución, puedes tomar acción y cambiar al personal no adecuado.

Publicaciones Similares