Por David Maldonado Carbajal

 

Desde 1960 en la cultura japonesa se utiliza el término Karoshi, para definir la muerte de un colaborador por exceso de trabajo, esto tiene serias implicaciones que se deben colocar sobre la mesa de los altos Directivos del negocio y no precisamente por asumir que algún colaborador esté en riesgo, si no por entender los diversos matices del Karoshi en nuestras empresas y país.

Coloquemos el matiz más común: según un estudio elaborado por la compañía Regus, el 75% de las personas que padecen estrés en México señala el entorno laboral como origen, yo me atrevería a comentar que detrás del entorno laboral existe el auténtico problema que es la ideología del trabajo con la que vivimos, que tiene mucho en común con la japonesa si comparamos las 12 horas que un mexicano puede estar detrás del escritorio

Podríamos decir que la filosofía del Karoshi está presente en todo el mundo con los millones de personas que viven para trabajar sin un sentido o equilibrio que va mermando la vitalidad, esto sería como dirigirnos al Karoshi pero en un lapso de 10, 20 o 30 años.

Caer en esta situación es el engaño más triste porque terminamos trabajando por bienes y estilos de vida que poco podemos disfrutar si estamos 12 horas en la oficina en un estado de aparente emergencia y alto nivel de exigencia. Esta constante “tentación del tener más…ha dejado de lado la sabiduría del menos”, es decir, una vida laboral menos extensa y de calidad, debe permitir una vida que disfrute de la familia, desarrolle hobbies, explore el mundo, busque el bienestar o pertenecer a un grupo que tenga un propósito valioso. Una persona que logra esta vida tiene mucho más que aportar.

Este engaño se extiende aún más cuando la empresa piensa que un trabajador con un empobrecido estilo de vida, pueda contribuir valiosamente al negocio; del mismo modo, es triste ver cuán engañado vive el trabajador que sacrifica el valor de su presente por un futuro del que la empresa no se puede hacer responsable.

¿Cómo dejar de vivir un estado de Karoshi?

Este tema es responsabilidad tanto de los Directivos como de los propios trabajadores, observemos qué está en manos de cada uno:

  1. Atender el entorno de trabajo- El liderazgo de Directivos y Gerente es el responsable del 70% del clima que vive la organización.
  2. Los trabajadores son responsables de establecer el equilibrio adecuado entre el trabajo y la vida personal, sin este límite, estamos destinados a las largas filas del “burn out”.
  3. Directores y trabajadores deben comprender que el propósito del negocio y el personal se complementan más no se deben sustituir unos a otros.
  4. Fomentar la filosofía de que el trabajo debe ser un entorno que revitaliza, apasiona y produce beneficios para todos.
  5. Interesarnos por el bienestar del otro, no sólo en cómo está en la oficina, también en cómo está su vida y estado actual de la persona.
  6. Equilibrar las cargas de trabajo y hacer más equitativos los beneficios y prestaciones en el negocio.

 

Karoshi es el extremo de nuestras falsas concepciones del trabajo que sólo han empobrecido al negocio y a los colaboradores; quizá si iniciamos por comprender que el trabajo es para vivir, generaremos tanto en casa como en oficina condiciones más dignas que retribuyen diversos beneficios.

Publicaciones Similares