Es probable que al ser dueño de tu negocio tienes una estrategia clara y precisa hacia dónde quieres que tu empresa camine, por supuesto tus empleados conocen esa estrategia, todos juntos caminan hacia la misma dirección porque saben perfectamente hacia donde van. Tómate un par de minutos para pensar si realmente esto es correcto, ¿estás seguro que si llegas con cualquiera de tus empleados y le preguntas cuáles son los objetivos o la razón de ser de tu empresa te lo contestará sin titubear y correctamente?. Pero ¿Cómo?, ¿no estás seguro de eso?, te lo voy a preguntar a ti, ¿sabes cuál es el propósito de tu empresa? y no me refiero a la generación económica, esa es la consecuencia de cumplir el propósito, ¿sabes en dónde quieres estar en 3 o 5 años?

 

Imagínate que caminas por una calle perfectamente pavimentada en un día soleado, tu visibilidad es perfecta, el camino es liso sin baches, sin nada que evite que tu caminar sea sin problemas; ves perfectamente por donde vas y estás parado en un suelo firme y seguro. Ahora, imagínate que vas caminando por un sendero sinuoso, con muy poca luz, lleno de baches, hoyos llenos de lodo que no te gustaría pisar, ¿caminarías seguro y feliz por ese camino?, por supuesto que no. El tener o no una estrategia correcta es exactamente lo mismo, es caminar sobre un suelo firme o sobre un suelo del que no estás seguro.

Publicaciones Similares