En la vida de todo empresario o líder llega siempre la interrogante ¿necesitaré un coach?, en hora buena, el simple hecho de hacer la pregunta conlleva el deseo de crecer profesionalmente, tanto para solucionar un problema o bien optar por nuevas oportunidades que logren una mejor versión del negocio.

Lamentablemente esto no siempre sucede así, en nuestra experiencia nos encontramos con problemas que ya han superado la capacidad de los líderes. Esto sería como acudir únicamente al sacerdote para que redima a un enfermo en su lecho de muerte, cuando la función de un apoyo espiritual es para bien vivir y no para bien morir. Lo mismo sucede con el coaching, es para bien funcionar, crecer, cambiar o simplemente superarse.

Desde esta perspectiva los invitamos a que tomen en cuenta los siguientes momentos idóneos para solicitar el trabajo de un coach:

Momentos para renovarse

  1. Cuando se ha que ha perdido “popularidad” en el mercado, tu competencia ha crecido y ahora tiene a tus clientes.
  2. Si el equipo está desmotivado, poco capacitado y la comunicación constantemente hace referencia a lo que está mal en el negocio.
  3. En la cansada situación de que los procesos son ineficientes y el equipo termina por servir al proceso y no el proceso a las personas.
  4. Claridad en que los ingresos se han estancado o comienzan a ser variables.

Momentos de Integración

  1. Al momento en que el personal recién contratado no cumple con las expectativas.
  2. Cuando el equipo señala entre ellos culpas o se reparten responsabilidades.
  3. Se percibe un clima de tenso, poco propicio para el trabajo productivo.
  4. Si la comunicación está basada en la desconfianza.
  5. Cuando es evidente que la percepción del equipo sobre su líder no es positiva.

Momentos de Superación

  1. Al querer realizar un futuro prediseñado, para el cual se requiere un cambio planeado.
  2. Lograr que el equipo sea más autónomo, esté más motivado y orientado el propósito.
  3. Al querer elevar el nivel de liderazgo y hacerlo más desarrollador y cooperativo.
  4. Para asegurar que los gerentes y coordinadores encuentre formas que garanticen el éxito de los proyectos más importantes.
  5. Elaborar un espacio personal de desarrollo mediante sesiones de coaching para el CEO o sus líderes.

El mundo está en constante cambio, los líderes y CEO´s saben que no es suficiente con tener licenciaturas o masters, por ello, cada día la presencia de un Coach es más relevante, lo comentó así Rafael Echeverria, en su libro La Empresa Emergente “Los coaches son los facilitadores del cambio” y más allá son esenciales socio estratégicos para el desarrollo del negocio.

Publicaciones Similares